3 jun. 2013

Operación "Chau Pañal"

By Dagi on Pinterest
Muchos especiales, hoy en día, coinciden en que todo niño aprende a controlar esfinter por si solo alrededor de los 3 años, aunque no hagamos nada para "enseñarle". Dejar los pañales es algo que inevitablemente harán cuando estén listos, y los padres sólo deben acompañar el proceso.
Sí, estoy de acuerdo con esta visión, ellos realmente deciden cuando y como. Mi hijo que lo ha demostrado a cada momento. Primero con el chupete, que tantas veces quise sacarle, para que finalmente él lo deje solo, sin que yo haga ni diga nada. Luego, cuando decidió que ya no necesitaba que le cante y lo acune para dormir. Y con los pañales fue exactamente igual, aunque todavía no terminamos con este asuntito.



Mi problema nunca fue que use pañales, si hubiera sido por mi, se los hubiera dejado hasta que él quisiera. Pero existen ciertas "imposiciones sociales" que hacen que los tiempos se acorten y nos veamos obligados a forzar lo que debería darse naturalmente. En mi caso, esta imposición era la escolaridad. Con dos años y ocho meses, a mi hijo le tocaba iniciar el jardín. Sigo pensando que en Argentina tenemos las leyes al revés (además de muchas otras cosas), creo que ningún niño debería ingresas al jardín antes de cumplir los 3 años... Pero bueno, es lo que nos toca.

El momento de la inscripción nos encontró con pañales y cero ganas de abandonarlos. Sin dudas, él se sentía muy cómodo a pesar de ya reconocer cuando se hacía pis o caca. Fue un largo verano sin dudas. Es cierto que el control de esfínteres es algo que aprenden solos, y en ningún momento intenté forzarlo a nada. Pero necesitaba darle una ayudita. Es por eso que en noviembre, ya con un calor agobiante y una enorme panza de 8 meses, decidí que era momento se abandonar el pañal, al menos, en casa... Claro, yo tenía que estar dispuesta a limpiar pisos y cambiar pantalones y calzoncillos cada hora. Pero no importaba, era verano. Hoy puedo decir que valió la pena.

Como dije, nunca lo forcé a nada, pero él no llevar el pañal lo ayudó a ser más consciente de lo que sucedía en su cuerpo. Al principio era cambiarlo cada hora, luego cada dos horas, al final solos unas cuantas veces al día. Es que así fue como comenzó a aprender a retener. Ya para enero sabía cuando se estaba haciendo pis. Pero de que lo sentara en la pelela nada. Y de avisar antes, tampoco. ¿Qué hacer? Alguna que otra vez intenté sentarlo, pero era sólo para uqe empiece a gritar y patalear como si la pelela fuera una silla eléctrica. Por eso, simplemente, deje de intentarlo. Pero los pañales se convirtieron en algo exclusivo para salidas o para dormir. Y quizás para cuando haya visitas en casa.

Ya casi había olvidado el asunto de preguntarle cada hora si quería ir al baño, y casi me había resignado a que mi hijo empezaría el jardín a los 4, cuando él mismo decidió que era momento de dejar de mojar sus pantalones. Faltaban escasas dos semanas para el comienzo de clases (para los que no lo saben, aquí las clases empiezan a fines de febrero, verán cuanto tarde todo esto), cuando, por primera vez, me pidió que lo llevara a su pelela (bueno, en realidad no a mi, si no a su abuela). Ese día pidió 3 o 4 veces más. Pero aun me preocupaba que pasaría cuando su abuela no este... Pues para mi sorpresa, desde ese momento comenzó a pedir y no dejó de hacerlo más. Claro, no digo que nunca más se haya hecho encima. Si, le pasó varias veces más, pero ya podía ser contado como un "accidente"

Así que pudimos empezar el jardín sin problemas, aunque admito que el primer día de clases fue la primera vez que me arriesgue a sacarlo sin pañales. Aun no tenía el asunto bien dominado, pero una cosa era ir con pañales y otra muy distinta que algún que otro día tenga un pequeño accidente. Mi problema era otro. Y es que cuando él no tenía pañales, avisaba, pero cuando se los ponía, no. Y eso que usábamos esos de entrenamiento... pero no... ¿Y por las noches? La verdad es que el pañal estaba completamente seco. Un día, después de una o dos semanas de empezado el jardín, decidí que esta casa ya no se comprarían pañales XXG (aun tenía que comprar los más pequeños para el nuevo integrante. Así que le dije: "desde hoy no vas a usa más pañales, ni cuando salgas, ni de noche", claro, con el temor de tener que sacar a ventilar el colchón o cambiar pantalones en la calle. Pero me las iba aguantar sin decir nada. 
¿Resultado? Es al día de hoy que nunca me he encontrado con unas sábanas mojadas al despertar. Y nunca he tenido que cambiar pantalones en plena calle. Costó, costó más que nada que me pida cuando no estábamos en casa. Y también costó llevarlo a un baño que no fuera el de casa. Recién ahora está adaptándose a los baños públicos, aunque aun tengo que llevarlo yo, porque él no me pide. 

Pero bien, creo que hoy por hoy, que la operación chau pañal (parte I) ha sido un éxito. Ya ni siquiera usa su pelela, ahora usa el "baño de grandes". Pero aun nos falta la parte II... Es que el otro asuntito aun no lo ha dominado... Bueno, más bien si, pero aun no quiere saber nada con sentarse en la pelela. Seguramente será algo que quede para un próximo post...

Continuará...
Una Bruja y sus dos Sapitos, Actualizado en: 9:00
Escrito por: Vanesa Villarreal


:) :( ;) :P :D :/ :x :* :O :S :| B) :w :a :)) :(( O:) 7:) 7:P X( (:| =)) I-) 2:P =DD X_X :!! :q ^_^ :ar!

1 comentario:

  1. Yo estoy empezando con la petite, y me cuesta un poco, porque es mi pequeña!! Snif, snif, dar este paso supone ser algo más autónoma! Pero mis narices lo agradecerán, porque no veas sus plastas.... :)

    ResponderEliminar

Post nuevo Post antiguo Home
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...