13 dic. 2013

A las seños...

Último día de clases. Último! Como pasa el tiempo, como cambian las cosas. Mi bebé creció un montón... Ya no es un bebé, es un nene con amigos, con vida social, vida escolar. Un nene que ya no se esconde y sale corriendo cuando le hablan, que no espera que todos los demás nenes se bajen del inflable para subir él, que se relaciona con otros niños de su edad.

Es increíble como el jardín puede cambiar tanto a los chicos. Aunque cueste al principio, vale la pena. Me refiero al jardín como institución, si, pero sobre todo a las maestras, las seños, como le dicen ellos.



Si, las seños. Quiero reivindicar el trabajo de todas esas maestras jardineras, pero, principalmente la de la primer salita, a las que le toca la adaptación más difícil de todas, la adaptación al jardín, a los chicos, a separarse de mamá, a estar con desconocidos.

A ellas, que les toca el trabajo más ingrato, el de iniciar en la vida social y escolar a los niños, el de enseñarles a convivir, a compartir, y, sin embargo, son las que primero son olvidadas, porque ellos son tan pequeños que apenas si recordaran sus años en el Jardín.

Eso si, ellos te olvidarán, pero nosotras, las manos, siempre las guardaremos en nuestra memoria y en nuestros corazones. Porque fue la primera a la que confiamos nuestro tesoro más valioso. Porque fue la primera"segunda mamá" de nuestros peques. La que se banco gritos, berrinches y hasta patadas de niñitos mimados. La que soportó una salita von 15 o 20 nenes gritando, peleando y revoleando juguetes. La que soportó los llantos de la mitad de sus alumnos al ser separados de sus mamás. La que se banco con una sonrisa un aula hecha un caos y la convirtió en una sala ordenada con niños respetuosos en poco tiempo. Porque, aceptémoslo, la mayoría de nosotras no soportaría ni una hora en tremendo caos. Y yo lo sé porque pasé una semana en ese caos, porque mi hijo no quería que me separara de él.

Si, las primeras semanas de la salita de tres de cualquier jardín  es todo un caos. Y ellas lo soportan con una sonrisa, sin levantar la voz, sin enojarse. Le toca lidiar con el que llora todos los días, con el que arma berrinche o las caga a patadas (mi hijo, por ejemplo @_@), con el rebelde que hace desastres, con el nene mimado que se cree centro del mundo... Y logra cambios sorprendentes.

Quien haya estado aquellos días y vuelva hoy, no podría creer que son los mismos nenes... Pero si, solo que han cambiado, han crecido, han aprendido a valerse por si mismos. Y han incorporado al jardín como su segundo hogar, un lugar donde pueden ser ellos mismos, donde son respetados y amados, un lugar donde jugar y hacer amigos.

Es por eso que hoy, el ultimo día de este año lectivo, quiero dedicar este post a ella, la seño de mi príncipe, la que soportó sus llantos y berrinches, y a mi dentro de su espacio más de lo debido. La que le enseño a ser más independiente, la que se banco mis dudas, mis preguntas. La que hizo posible que esta año escolar sea posible, con respeto y amor.
 Y porque sé lo mucho que él te quiere, aunque vaya a olvidarte. Pero esta mamá nunca lo hará...

Muchas gracias seño
Una Bruja y sus dos Sapitos, Actualizado en: 9:07
Escrito por: Vanesa Villarreal


:) :( ;) :P :D :/ :x :* :O :S :| B) :w :a :)) :(( O:) 7:) 7:P X( (:| =)) I-) 2:P =DD X_X :!! :q ^_^ :ar!

1 comentario:

  1. un post muy sentimental :)
    te sigo desde el tag del lunes de BEE
    te espero en mi blog
    bss!

    ResponderEliminar

Post nuevo Post antiguo Home
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...