20 mar. 2014

De Disney Jr y otro demonios

Desing by Freepk

Siempre he tenido mi niña interna muy cerquita y, por ello, siempre me ha gustado ver dibujitos animados. 

Me encantaba Rugrants hasta muy entrada la adolescencia... Y, bueno, todavía hoy, si me lo encuentro durante algún zapping seguramente me quede recordando viejos tiempos jejeje.

Miré animé casi hasta poco tiempo antes de que naciera mi hijo más grande... Para ser sincera, si dejé de mirar animé fue por el poco tiempo que me dejaba trabajar 8 horas y hacer una carrera en la UBA... Por aquellos tiempos, casi ni miraba tele, cuando tenía un rato libre, prefería estar en el Facebook :P... el mundo 2.0 siempre me pudo jaja


Así que la parte de sentarme a ver dibujos con mis hijos nunca me desagradó. Hasta tenía una pequeña lista de dibujitos que conocía y quería que mis hijos vieran, como los Backyardigans o Dora la Exploradora. Siempre pensé que la "caja boba" podía ser educativa para los más peques, siempre y cuando sepamos elegir que ven y que no. Y por eso me negué, me niego y me negaré a que mis hijos vean Bob Esponja

Sin embargo , para ser sincera, siempre quise que mis hijos prefirieron jugar a la pelota en el patio, armar un rompecabezas o jugar con bloques a ver tele. Pero, ya sabemos como es esto, una propone, ellos disponen. Y nuestras expectativas podrían quedar enmarcadas en uno de esos divertidos cartelitos "expectativa-realidad" que se comparten en Facebook. Si saben de lo que hablo, ¿verdad?



Pues, acá mi realidad es que la tele está prendida las 16 horas del día (y digo 16, porque las otras 8, dormimos), aunque nadie la vea, aunque este de fondo mientras Sapito Mayor juega en el patio y Benito vacía baules de juguetes. Y ¡esta prohibido apagarla! ¡Ah! Y también está prohibido sacarla de Disney Junior. Tan acostumbrada estoy que a veces me sorprendo viendo Manny a la Obra aun cuando los pequeños demonios llevan rato dormidos.

Si, admito que ahí su tuvieron algo que ver mus expectativas. Fui yo quien inculcó la costumbre de ver Disney Junior. Si van a ver tele, ¿que mejor que un canal con programas educativos para los más pequeños de la casa? Porque no hay programa de Disney Junior que no debe una enseñanza de las buenas. Modales, buenas costumbres, a leer, a contar, a lavarse los dientes y hasta inglés.

Bueno, si. La tele ayuda mucho cuando tenemos algo que hacer o sólo necesitamos un poquito de silencio. ¿Quien de ustedes no puso nunca a su hijo frente a la tele cuando estaba su programa favorito para poder descansar un poco? Hay veces que Cars se convierte en una bendición a pesar de que ya me sé de memoria las dos película y todos los cortos. Y más ahora que el mayor le contagio el fanatismo por los autos parlantes al más pequeño.

El problema es cuando ya te sabés de memoria las líneas de cada personaje de cada dibujitos, te cantas todas las canciones, ¡hasta las de las propagandas!, y ves 3 veces el mismo capítulo de los Ositos Cariñositos ¡en el mismo día. Y ya ni siquiera puedo poner un noticiero para saber con que piquete me voy a cruzar hoy o si algún paro de colectivos me va a impedir volver a casa. Y si, Sapito Mayor volvió al jardín y es levantarse a las 7 y pedir Disney Junior.

Por lo menos, aun logro tenerlo alejado de Bob Esponja y debo agradecer a Disney por brindarnos a los padres la posibilidad de que nuestros hijos aprendan viendo tele.

Para que lo voy a negar... Muchas veces, yo también me quedo como boba mirando algún dibujo con mus hijos.
Que
Una Bruja y sus dos Sapitos, Actualizado en: 7:44
Escrito por: Vanesa Villarreal


:) :( ;) :P :D :/ :x :* :O :S :| B) :w :a :)) :(( O:) 7:) 7:P X( (:| =)) I-) 2:P =DD X_X :!! :q ^_^ :ar!

3 comentarios:

  1. A mí también me encantan los dibujos animados, y también me horroriza Bob Esponja, pero en mi caso no he conseguido mantenerlos a salvo de él :-(
    En casa no tenemos la tele encendida todo el tiempo, porque los niños se quedarían pegados a la pantalla (y acabarían abducidos, como la niña de Poltergeist). Con decirte que a la tele le llamo "el atontador", porque de verdad que se quedan como hipnotizados, con los ojos fijos y la barbilla descolgada...
    Un beso! :-)

    ResponderEliminar
  2. Justo esta semana escribí yo sobre el tema de que con 4 meses la bichilla ya se queda embobada con la tele y me da miedo que cuando vaya creciendo no quiera hacer nada más. Por eso sólo la conectamos muy puntualmente, y ya nos ha recomendado la pediatra que en cuanto empiece con la alimentación complementaria nada de intentar distraerla con este invento para que coma mejor.

    ResponderEliminar
  3. Yo siempre pensé que jamás de los jamases prendería la tele en casa para distraerlo y si ahora me vieras: Jake el Pirata para poder preparar el desayuno en paz. También siempre juré que nunca permitiría que viera la tele mientras comía y si ahora me vieras... Jake el Pirata para que por favor coma la fruta del día porque si no come la fruta del día me puede dar un ataque...
    De verdad la tele está siempre prendida en tu casa? Ya no me siento tan mal :)
    Ah y por cierto, yo fui teleadicta durante toda mi niñez. Luego ya no tanto y por supuesto el mundo 2.0 la desplazó por completo jajaja ;)

    ResponderEliminar

Post nuevo Post antiguo Home
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...